Buscar
  • Carla Pérez-Galicia

Los tuyos, los míos, los nuestros: cómo crear relaciones de amor


Ser mamá de hijos propios es un reto, pero ser mamá de hijos prestados lo es aún más. Si tú, pierdes el centro, todos lo pierden porque en muchos casos eres tú la que tiene el privilegio energético de sostenerlos. El mundo de hoy está lleno de familias que vienen de segundos o terceros matrimonios y con hijos que aportan su energía a la familia, en forma de historias, personajes y creencias.

Es mucho más fácil poner límites a un hijo propio que a alguien con quien existe una necesidad emocional de no equivocarte porque lo que está en juego es tu relación de pareja y toda una familia.

Ese espacio de “vacío” en el que por un lado se espera mucho de ti pero por otro no existe la autoridad emocional de una mamá, es un espacio perfecto para que el ego y la necesidad de control te pongan trampas mortales.

Después de 13 años de haber adoptado a 3 hijos cuando eran adolescentes y tener otro propio de 10 años, lo que he logrado aprender y espero que te sirva a ti es lo siguiente: 9 principios para ser una mejor madrastra:

1. No pienses en cómo deberían ser las cosas, en cómo deberían todos estar actuando o relacionándose. Respeta los espacios y los tiempos de cada quien para adaptarse a las realidades familiares.

2. Sé muy clara en los acuerdos y las consecuencias de romperlos y no tengas culpa. Cuando no hay acuerdos ni límites todos perdemos. Poner límites amorosos es más difícil que poner límites agresivos, pero mucho más poderoso y asertivo.

3. Nunca le digas a tu pareja cómo debe actuar o cómo debe ser su relación emocional, entre él y sus hijos, o entre sus hijos y los hijos que tu traes a la ecuación a menos de que te pida tu opinión concreta en algún asunto en particular. Recuerda que tu opinión sobre cómo “deberían” ser las relaciones viene siempre de tus propias creencias y estas muchas veces bloquean los flujos energéticos de abundancia en la familia, impidiéndoles a ellos y a ti sentirse cómodos con tu contención magnética.

4. Cuando haya rebeldía no la empoderes, la rebeldía viene de la percepción de opresión, pero cuando no hay opresión no tiene por qué haber rebeldía. No seas la parte opresora. Respetar los acuerdos y las consecuencias en las que todos estén de acuerdo previamente te ayudará a lograrlo.

5. Abre tu corazón a recibirlos cuando te necesiten y respeta sus espacios cuando no. No permitas que sus dramas personales te envuelvan, poniendo en práctica los límites amorosos y claros.

6. Ten mucha compasión con ellos para respetar los acuerdos que hacen consigo mismos y que les dan seguridad, aunque tú no los comprendas. Tú no tienes que comprender todo para que sea un proceso importante y verdadero en ellos.

7. No des más de lo que te es cómodo dar. No trates de ser la madrastra perfecta porque nunca lo lograrás. Siempre habrá un espacio en el cual tú ya no tienes autoridad y reconocer ese espacio como algo que es y que existe te dará fortaleza y no debilidad. No gastes energía tratando de llenar ese espacio para sentir que perteneces. Perteneces desde tu capacidad magnética de contenerlos, de abrazarlos, de apoyarlos y no desde tu necesidad de pertenecer.

8. Elige las batallas que realmente vale la pena pelear cuando se rompan los acuerdos, pero no empoderes conflictos cotidianos que no tengan consecuencias graves para ti y para ellos.

9. Honra y respeta tus espacios personales. Esos son los primeros que deberían aparecer en tu agenda, cultivar tu paz interior y alegría es la clave para poder contener a una familia compuesta.

#familia #hijosadoptivos #felicidad

12 vistas

Derechos reservados  2020   - Holistic Nutrition Coaching - Carla Pérez-Galicia - Lo que Comen las DiosasTM

  • Grey Facebook Icon
  • Instagram - Gris Círculo