Buscar
  • Carla Pérez-Galicia

¿Cómo dejar de controlar el amor para que se acerque?


Este es el primero de una serie de artículos en los que escribiré acerca de cuáles son las actitudes y creencias cotidianas que bloquean el amor en nuestra vida y cómo comenzar a crear espacio para recibir el verdadero amor, siendo parte de relaciones abundantes.

Sabemos que las mujeres sostenemos el orden energético de todo lo que nos rodea, sabemos que de nosotras depende el orden y la armonía de nuestras familias, de nuestros amores y de nuestros dolores.

El amor de una mujer es la herramienta más poderosa que tenemos y sin embargo no sabemos cómo utilizarla! Yo en lo personal, he dedicado mi vida entera a comprender el ADN del amor dándome cuenta de que la mayoría de nosotras tenemos que re aprender a amar porque lo que hemos aprendido en torno al amor, más que expandirlo, ha bloqueado la magia que podríamos manifestar en nuestras relaciones.

¿Qué aprendimos del amor que nos aleja de él?

LA NECESIDAD DE SABER TODO, DE EXPLICAR TODO INCLUSO, LA FORMA EN LA QUE EL AMOR DEBE MANIFESTARSE.

No confiamos en la capacidad que tienen otros de amarnos. Pretendemos que el otro tiene que aprender a conocerme para amarme “de la forma correcta,” esperando que entienda cuáles son mis necesidades reales para completarme. Esperamos que llegue la relación perfecta o a que se arregle la que tenemos con la ilusión de que el otro, algún día entenderá y me dará lo que YO necesito.

Podemos esperar respuestas el resto de nuestra vida, pero lo único que va a hacer la diferencia es comenzar a cambiar la pregunta: ¿cómo me deshago YO de la necesidad primordial que tengo de creer que hay una forma correcta de amar? ¿cómo me deshago de la creencia de que tengo que explicar a mi pareja cómo quiero ser amada? ¿cómo dejo de controlar la forma en la que el amor tiene que manifestarse en mi vida para que según yo realmente valga la pena?

En algún lugar profundo dentro de nuestro sistema de creencias está el bloqueo que nos aleja del verdadero amor.

Cuando trato de conectarme en el amor desde mi mente conceptual, lo que hago es alejarlo instantáneamente. El amor no es algo que yo hago y menos con una estrategia que viene de la necesidad de que el otro me entienda. Esta necesidad de “comprensión” nace en la mente conceptual y ese no es el lugar del amor. El amor es una manifestación que nace en el corazón y se ancla en la mente consciente. Yo no recibo el amor, yo no puedo explicar el amor o pedir una explicación de cómo quiero ser amada; yo genero espacios de abundancia y de conexión con mi mente consciente para elevar mi vibración y habitar el amor universal que está siempre ahí. Cuando hablo de la mente consciente me refiero a: la parte más sabia y más intuitiva de mí, la que sabe lo que es verdadero sin dudar un instante, la que ya es puro amor.

Cada vez que mi mente conceptual genera una idea de cómo debe ser el amor, mi pareja perfecta o mi relación, me alejo más de mi mente consciente y me alejo del espacio del amor. Cuando habito el amor universal, no hay necesidad de poner condiciones porque todo ya es perfecto.

Cuando aprendemos a conocer la diferencia entre nuestra mente conceptual y la mente consciente y a cambiar el switch entre estas dos a voluntad, podemos comenzar a habitar el espacio del verdadero amor. Y desde ahí una vez conectadas con el amor, invitar a la mente conceptual a describir la experiencia, pero no al revés.

Con cariño,

Carla


227 vistas

Derechos reservados  2020   - Holistic Nutrition Coaching - Carla Pérez-Galicia - Lo que Comen las DiosasTM

  • Grey Facebook Icon
  • Instagram - Gris Círculo