Buscar
  • Carla Pérez-Galicia

6 maneras de poner límites amorosos


Muchas de nosotras nos sentimos abrumadas por lo que la vida, el trabajo y la familia nos “exige” pero la realidad es que nadie nos está exigiendo. Nos reconocemos a nosotras mismas en el dar y mientras más damos creemos que más nos desean, más nos aman, más nos reconocen y más felices somos. Es cierto, mientras más damos, más nos conectamos con el flujo de abundancia a nuestro alrededor.

La pregunta no es cuánto damos sino cómo lo damos. Si lo que doy viene de un espacio donde el recibir no es importante, entonces es maravilloso. Doy por el placer de dar y estoy en abundancia.

Si doy pasando la factura o esperando algo a cambio, me desconecto de la abundancia y genero relaciones en las que crece el resentimiento. Pero, ¿cómo reconozco el límite de cuánto es saludable dar? ¿cómo reconozco dentro de mí misma en qué momento tengo que poner límites y cómo aprendo a poner límites amorosos?

Poner límites no es algo que nos viene de forma natural, hay que entrenarnos para lograrlo es por eso que te comparto 6 consejos para aprender a poner límites amorosos:

Observa tu cuerpo:

Siempre sabe desde el primer instante a la hora de tomar una decisión, si es sí o si es no.

¿Recuerdas cuando alguna vez te preguntaron: te quieres casar conmigo? ¿cómo reaccionó tu cuerpo ahora y entonces? Lo más probable es que con una expansión del pecho, de tus músculos y creciendo hacia afuera. ¿Es así?

Ahora imagínate la respuesta de tu cuerpo a la siguiente pregunta: ¿me puedes ayudar a hacer la tarea? Cuántas veces tu cuerpo se encoje, pero tu voz dice: claro que sí.

Si realmente te gusta hacer tareas y tu cuerpo se expande ¡qué maravilla! Pero si eres como yo y resistes hacer tareas con tus hijos, al decir “sí”, estás creando un espacio de carencia y de tensión que puede convertirse en enojo y eso no les hará bien a ninguno de los dos.

Ser coherente es contratar un tutor si sabes que tu no lo vas a hacer con abundancia y compartir con tus hijos otras cosas que realmente te hacen feliz.

Conéctate con tus sentimientos, con tus emociones y con tu intuición:

Ellas siempre tienen la respuesta correcta. Cuando bloqueas tus propias emociones o sentimientos te estás causando un enojo que eventualmente se manifestará como un límite violento. Si eres amorosa contigo misma tu coherencia pondrás los límites sola.

Cambia tu percepción de la palabra NO:

Muchas tenemos miedo a decirla pues dentro de nosotras existe un drama interno relacionado a esta palabra. Cuando me dijeron que no podía estudiar lo que quería, o cuando me dijeron que no podía tener ese novio o que no podía salir de casa. Comenzamos a relacionar la palabra no con carencia y la verdad es que es solo una palabra que puede darnos una gran libertad y conexión con la abundancia cuando estamos alineadas a los deseos más profundos deseos de nuestro corazón y la coherencia.

Piensa que aunque quieras no podrás complacer a todo el mundo:

Si tratas todo el tiempo lo más seguro es que con alguien quedes mal. Cuando te complaces a ti no puedes quedar mal con nadie. Tu necesidad de complacer a todos viene de alguna creencia limitante que sería bueno explorar.

Aprende a poner límites amorosos:

Por la educación que recibimos, muchas de nosotras tenemos la creencia de que los límites se tienen que poner de manera firme y confundimos la firmeza con la violencia y nada tiene que ver una cosa con la otra. Un límite claro y amoroso está conectado con la coherencia de los deseos de mi corazón y no necesita la energía del enojo para que la otra persona lo reconozca como válido. Si el límite está conectado a mi víctima, a mi drama o a mi falta de coherencia no tendrá ningún poder y los otros no podrán reconocerlo, transgrediéndolo una y otra vez.

Ten una actitud abierta y neutral:

No juzgues las situaciones cuando se te presentan o cuando alguien te pide algo. Recuerda que tu percepción de las cosas viene de tus propias creencias y que teniendo neutralidad podrás estar abierta a explorar cosas nuevas que antes creías que no te hacían feliz. Podrás dejar de poner límites todo el tiempo y aprenderás a ser feliz con lo que hay.

Poner límites amorosos es una señal de respeto a tus relaciones, a la gente que amas y a ti misma.

Es el primer paso para tener relaciones abundantes y amorosas en las que los dos nos complementamos y crecemos.

Pero explorar con tus propios límites, cuestionarlos e incluso romperlos, te dará la flexibilidad de conocerte mejor y de integrar en tu vida cosas nuevas que pueden hacerte muy feliz. Las 3 palabras clave para poner límites amorosos: ¡Neutralidad (no juicio), coherencia y amor!

#amor #sentimientos #limites #amorosos

73 vistas

Derechos reservados  2020   - Holistic Nutrition Coaching - Carla Pérez-Galicia - Lo que Comen las DiosasTM

  • Grey Facebook Icon
  • Instagram - Gris Círculo