Buscar
  • Carla Pérez-Galicia

¡Conecta con tu hij@ adolescente y conoce mi nuevo proyecto!


Últimamente he escuchado a muchos padres de adolescentes decir:

“Ya sabes lo complicado y horroroso que es ser mamá de adolescentes”.

Lo dicen como si fuera normal sentir que ya no tienen la misma conexión con sus hijos, que se transformaron en monstruos indomables y rebeldes, y que ya perdieron la autoridad y la paciencia para guiar sus vidas. Se encuentran frustrados sin herramientas para apoyarlos o apoyarse a sí mismos y para colmo muchas veces, sin el apoyo de la pareja.

Pero, ¿será cierto que la adolescencia es así?

Esta es una creencia que está presente en las familias: “la adolescencia es el periodo más complicado y frustrante en la relación de los padres con sus hijos”. Con esta etiqueta se vuelve casi imposible pensar en que esta etapa puede ser la gran oportunidad para que nuestros hijos descubran sus súper poderes y tu la paz.

¿Y cómo lo hago?

El cerebro de un adolescente funciona diferente, él no tiene la capacidad de colgar la toalla después de bañarse, o de no olvidar todo lo que necesita para el partido de fútbol. Su cerebro tiene la GRAN bendición de estar captando lo que sucede en todos lados simultáneamente. Es como una gran antena que se conecta a lo que les interesa y lo pueden ver en todas sus dimensiones. La parte del cerebro en la que se crea la linealidad, la estructura, la capacidad de organización, de tener rutinas y de conseguir metas es el lóbulo frontal y en un adolescente NO está desarrollada todavía.

Tuve que llegar a los 40 para empezar a cuestionar mis estructuras, romperlas y liberarme de ellas, para después entender mi misión en la vida a través de lo que me empoderaba y comenzar a crecer y expandirme junto con el mundo.

En la adolescencia nuestro hijos están en el momento perfecto en el que cuestionan esas estructuras obsoletas y tienen la gran oportunidad de Co crear desde ya un mundo más conectado, accesible, amoroso, más igual, más colaborativo, respetuoso, más orientado al trabajo en equipo y menos de egos personales caprichosos.

¿Por qué tratar de alinear a nuestros adolescentes a las antiguas formas de organización del planeta, en lugar de empoderar su capacidad natural de cuestionar las estructuras rancias que detectan a su alrededor?

Cuando juzgamos a nuestros hijos, los empujamos a polarizarse y retirar su energía del mundo y de sí mismos. Sin nuestra confianza en ellos, el miedo y la falta de seguridad les impiden desplegar sus alas, su magia, su potencial.

Ellos ya tienen adentro las respuestas de cómo vivir en el nuevo paradigma y la adolescencia es el momento en el que pueden ser iniciados a la interacción con el mundo, para ofrecerle sus ideas grandiosas.

Los que verdaderamente tenemos que entrenarnos somos los padres. Necesitamos ser re educados para liberarnos y liberarlos.

¿Qué pasaría si en lugar de tratar de meter a nuestros adolescentes en la linealidad (que todavía no están preparados para sostener), los sostenemos para reconocer todo su potencial en el espacio de posibilidades infinitas en el que naturalmente viven?

¿Qué pasaría si pudiéramos convertir la adolescencia de nuestros hijos en una etapa de oportunidades, de creatividad, de fluidez, de propósito, de descubrimiento y de conexión?

Para eso necesitamos darles la oportunidad de abrir su mundo para darse cuenta de que es mucho más grande de lo que se imaginan, que hay muchas más opciones que Fortnight o Fifa y que incluso, ellos mismos pueden convertirse en los superhéroes que ven en la pantalla viviendo esas experiencias en carne propia.

Si queremos ayudarlos a salir de las estructuras que los limitan, ¡tenemos que tener el valor de hacerlo nosotros también!

¿Pero cómo?

Confiando en que lo más importante es la conexión y los lazos que nos unen y comprometiéndonos a mantenerlos activamente, para que no se desvanezca sin darnos cuenta.

¡El aumento de suicidios en etapa de adolescencia es alarmante! La falta de conexión con la familia, con el mundo real y con el propósito interno son las causas primordiales. Si no hay conexión no podemos protegerlos ni apoyarlos. No podemos protegernos a nosotros de la incertidumbre y el miedo de esos años tan sensibles y a la vez tan poderosos!

Padres: por favor dejen de ver la adolescencia como una etapa horrorosa. Claro que es compleja y llena de retos, pero ciertamente está cargada de las grandes oportunidades que vienen de una mente abierta capaz de cuestionar, crear, manifestar y expandirse tanto como se lo permitamos. Moviendo cantidades masivas de energía para invertirla en lo que ¡SÍ les interesa!

Piensa por un momento en la posibilidad de que sean tus creencias limitantes las que le quitan la libertad a tu hijo y no su actitud de rebeldía. Si ese es el caso, ¿estarías dispuesto a explorar otras posibilidades para ver que pasa?

Cómo te suena esto:

“Durante la adolescencia, mi hijo y yo tenemos la gran oportunidad de crear lazos profundos, de apoyar nuestra expansión, de cuestionar al mundo juntos y de encontrar soluciones creativas que lo transformen y lo expandan. Que nos transformen y expandan a todos”.

Enséñales a tus hijos que ya tienen un poder infinito para crear lo que se les antoje. Que ya tendrán tiempo para construir estructuras a partir de sus sueños, pero que nunca sacrifiquen sus sueños por sostener algo que los limite.

Sé honesto contigo mismo y descubre dentro de lo más profundo de ti, qué es lo más importante en esta etapa de tu vida, los pocos años que quedan justo antes de verlos volar para siempre.

Dime que no te llama la atención compartir con ellos todas las aventuras posibles, recorrer lugares que les abran la conciencia, la tolerancia y la capacidad de hacer diferentes preguntas para obtener diferentes respuestas.

Tengo un hijo de 12 años y sé que es mi gran oportunidad para expandirme más, en lugar de limitarlo a él. Quiero compartir con él lo que he compartido con cientos de mujeres y que les ha ayudado a transformar la vida: los códigos de la contención. Quiero hacerlo fuera de la rutina en espacios mágicos, sagrados y neutrales en los que ambos podamos sobrevivir, escalar, explorar, aprender, cuestionar, reír, descubrir y crear juntos.

Por eso decidimos crear World School Hub, un espacio para preparar la nueva generación de ciudadanos conscientes a través de experiencias transformadoras de conexión entre papás e hijos adolescentes.

Un espacio de conexión, de descubrimiento, de propósito en el que puedo dejar de ser la mamá y convertirme en la observadora neutral, que puede co crear junto con él un mundo diferente, en el que lo que verdaderamente importa va primero.

Un espacio en el que él puede iniciarse a la adultez, y encontrar su luz y su propósito en compañía de otros niños, otros padres y de grandes personas que ya están cambiando al mundo con sus propuestas de vanguardia.

Un espacio en el que aprenda a ser un observador compasivo y amoroso, haciendo propuestas que lo ayuden a resolver retos, a trabajar en equipo, a proteger al planeta y a su gente y alinear su fuerza y su salud con su intención.

Un espacio que me de a mí las herramientas y tranquilidad de recuperar y mantener la conexión con él, mientras colaboramos con el mundo.

Hoy nace WSH, World School Hub.

Si tienes hijos de entre 11 y 18 años y te interesa el tema, por favor visita nuestra pagina web y envíanos un correo a info@holistincutritioncoaching.com para incluirte en nuestra base de datos.

¡Me encantaría escuchar tu opinión y tener retroalimentación!

Con muchísimo cariño, emoción y gratitud:

Carla, Mario y Marito.

Descubre más en:

www.worldschoolhub.com


169 vistas

Derechos reservados  2020   - Holistic Nutrition Coaching - Carla Pérez-Galicia - Lo que Comen las DiosasTM

  • Grey Facebook Icon
  • Instagram - Gris Círculo